Antonio Jorge Larruy

El descubrimiento interior me ha acompañado a lo largo de toda mi vida. Mi primer contacto con ello fue muy precoz y afortunado. Siendo niño tuve la inmensa suerte de conocer a alguien extraordinario, que cambió para siempre el rumbo de mi vida. Ese alguien era Antonio Blay. Su verdad, su autenticidad, su pureza, su extrema lucidez, su cálido y gozoso sentido del humor… me hizo entender que tras aquella curiosa figura, se encontraba una puerta hacia algo inmenso, algo extraordinario, que yo, sin saberlo, anhelaba con todas mis fuerzas. Pronto, muy pronto, me interesé por lo que él explicaba, el camino a recorrer para poder despertar y vivir aquello que yo veía en él.

“Eso que ves en mí es lo que tú eres…” me repetía incansablemente. He necesitado años para comprenderlo y realizarlo. Años de trabajo riguroso, de volcar mi vida sin excepciones hacia lo que consideraba esencial. En tantos años de camino, son muchas las cosas que he podido vivir. Ha sido y es un sendero de discernimiento, de luz, en el que la comprensión de lo verdadero se ha ido abriendo paso, permitiéndome soltar apegos y dependencias, integrando poco a poco todos los aspectos de mi vida.

En una primera etapa el trabajo me llevó a largos espacios de recogimiento y a un asumir en mi experiencia personal, las cosas que poco a poco iba comprendiendo. Posteriormente sentí la llamada a compartir con los demás este trabajo que me había liberado, con la exigencia de mostrar con la mayor claridad posible este conocimiento, y con el firme y rotundo compromiso de acompañar a las personas en sus vidas cotidianas. Para mi fue una prioridad, un trabajo real, diario, en el que cada mañana uno aprenda a amanecer bañado en estas verdades, para que estas iluminen el día y nos permitan vivirlo de un modo más auténtico y pleno. Recordando a las personas lo que saben pero olvidan, alentarles en los inevitables momentos de desánimo, y aclararles en los instantes de confusión. Todo eso pide compromiso, perseverancia y también mucho diálogo verdadero.

Este espíritu creó en 1995 Espacio Interior, que desde entonces cumple esa función, creando también un vínculo muy profundo entre los que lo conformamos. Un vínculo en esa demanda de ser nosotros mismo fuera del miedo y del deseo. Este espíritu nos da fuerzas, determinación, lucidez y entusiasmo para proseguir en el camino y realizar esa sabiduría, que en mis años de infancia aprecié y reconocí en Blay. “Todo lo que ves en mi, lo eres”. Lo somos, diría yo. Lo somos.

Testimonios

Gaspar Hernandez

Escritor y periodista. En Catalunya Ràdio presenta L'Ofici de Viure. Su última novela es La terapeuta (Planeta).

Antonio Jorge Larruy es la única persona que conozco que, mientras habla, hace meditar. No sólo meditar en el sentido de reflexionar, como se ha entendido tradicionalmente, sino de practicar la meditación. Yo le escucho, y ese día, por la noche, me ahorro la meditación en casa.
Me voy de nuestros encuentros con paz y tranquilidad, y sobretodo, con un buen nivel de energía. Porque Antonio Jorge hace lo que predica, moviliza siempre, al cien por cien, la energía de la entrega, de la afectividad. Quedar con él es un regalo.

Alex Rovira

Escritor, conferenciante y emprendedor

Antonio Jorge Larruy es un explorador de la conciencia, que a partir de un trabajo interior perseverante, entregado, humilde y generoso ha conseguido aquella desnudez que permite conectar con lo inexpresable y, paradójicamente, desde allí, es capaz de poner verbo a la vida, a la verdad, al amor, a la lucidez y al impulso de la vida, de una manera lúcida, amable, directa, honesta, humilde y rigurosa.

Queta Xampeny

Co-founder de la inmobiliaria Keli

Siempre me ha parecido que las personas tenemos la cara que nos merecemos, pues Antonio Jorge Larruy tiene la cara de persona que sabe vivir bien. A ello ha dedicado su vida y cuando compartes con él cinco minutos te das cuenta que su empeño ha colmado este objetivo con éxito. Buen tono, rostro sereno, cuerpo atlético, ojos que se han reído mucho y piel que ha respirado aire de mar. Su aspecto es igual que sus palabras y lo que predica, una gran presencia pero completamente libre de artificios, de pompa, de superioridad.

Borja Vilaseca

Director del Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo

Antonio Jorge es un filósofo de la vida que vive su vida con filosofía. Es una persona sabia, íntegra y consciente, cuya presencia está en armonía con el mensaje de paz y serenidad que predica. Si tu intención es emprender un trabajo serio y profundo de autoconocimiento y desarrollo espiritual, no lo dudes: déjate acompañar por él. A su lado aprenderás a amar la meditación y el silencio. Y todo lo demás empezará a cambiar a mejor por añadidura.